La diversidad se lee en voz alta

Feria del Libro Feminista, gratis en el espacio cultural Dumont 4040.

El espacio funcionará este domingo como un punto de encuentro entre editoriales, librerías, escritoras e ilustradores con publicaciones e interés en la temática feminista. 

La heterodoxia es una de las principales “correas de transmisión” del feminismo. La segunda Feria del Libro Feminista (Filfem), que se realizará este domingo de 14 a 23 horas con entrada libre y gratuita en el espacio cultural Dumont 4040, se propone funcionar como un punto de encuentro entre editoriales, librerías, escritoras e ilustradores con publicaciones e interés en la temática feminista. Durante la jornada se desplegarán 67 puestos de ventas entre los que se destacan Estampa.Feminista, La Matria Libros, Editorial Biblos, Quinta Ola, Las Juanas Editoras, Sudestada, La Coop, La gata y la luna libros, Adriana Hidalgo Editora, Milena Caserola, Eterna Cadencia, Antú la librería de familias, Cooperativa gráfica del pueblo, Prometeo editorial, Marea editorial, La cebra, Hekht, Rosa iceberg, Loca mala, editorial Muchas nueces y Gog & Magog, entre tantas otras. Habrá también lecturas en vivo y paneles en los que participarán especialistas y activistas como Dora Barrancos, Nora Cortiñas, Elizabeth Gómez –al frente del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad-, Estefanía Pozzo, Liliana Hendel, SaSa Testa, Lux Moreno, Marlene Wayar, Belén López Peiró y Ofelia Fernández, legisladora porteña, entre otras. Como novedad de esta edición, se sumará un espacio infantil organizado por el sello Pequeño Editor.

Instalar una Feria del Libro feminista tiene “muchísima importancia” para Micaela Gentile, una de las organizadoras junto a Paloma Dulbecco, Aime Correa Bravo, Romina Nucci, Malena Capeluto, María Justo, Juana Piñeiro, Josefina Maharbiz y Rocío Jiménez. “Filfem nace por la necesidad de un espacio donde se encuentre todo el material impreso sobre feminismo, al menos a eso aspiramos. Es fundamental desterrar ese mito de que el feminismo es un movimiento homogéneo sin aristas y la literatura, la teoría, los libros en general nos permiten enriquecer los debates profundizando los puntos en común y comprendiendo las diferencias que nos nutren como fuerza política”, dice Gentile a Página/12. “Por suerte existen muchas ferias que venden libros, fanzines o ilustraciones. Nuestro sello es la temática que nos atraviesa, pero eso no implica ni linealidad ni ortodoxia de algún tipo”, aclara una de las organizadoras de la Filfem.

Leer en voz alta es una forma de compartir las inflexiones y vibraciones de las voces de poetas y narradoras como Flor Codagnone, Lola Bhajam, Clara Anich, Flor Trimarco, Flavia Calise, Susy Qiu, Charo Márquez, Inés Kreplak y María Ferreyra, entre otras. La programación arrancará a las 14.30 con “Ni olvido ni perdón. Derechos Humanos y Feminismo en la construcción de la Memoria, la Verdad y la Justicia”, con Nora Cortiñas, Alejandra Santucho, Analía Kalinec, Elizabeth Gómez Alcorta y Dora Barrancos. Después, a las 16, llegará el turno de “Y ahora que sí nos ven: redistribución de la riqueza en clave feminista”, con Corina Rodríguez Enríquez, Morena García, Julia Strada, Estefanía Pozzo y Candelaria Botto. A las 17.30 comenzará “Rompiendo estereotipos. Comunicación y cultura feministas”, con Liliana Hendel, Helena Klachko, Carolina Balderrama y Ana Sicilia. A las 19, el debate “Saliendo de los anaqueles. Feminismo y teoría queer como herramienta de transformación social” reunirá a Marisa Herrera, Alan Otto Prieto, Agostina Mileo, Lux Moreno, SaSa Testa y Marlene Wayar. La actividad de cierre, a las 21, será “Más allá de la victimización: pedagogías del deseo y la justicia feministas”, con Luciano Fabbri, Ileana Arduino, Belén López Peiró y Ofelia Fernández.

¿La demanda de libros feministas creció en estos últimos cuatro años? ¿Se podría pensar que el punto de inflexión, lo que hizo que empezara a crecer el interés, fue el colectivo “Ni Una Menos”? “El colectivo Ni Una Menos fue y es un fenómeno que no tiene comparación –plantea Gentile-. En América Latina fue completamente disruptivo, pero en el resto del mundo también. Quizás esto puede pensarme como un factor que influyó en la búsqueda de material feminista, pero no fue el único. Hay una necesidad latente en todes nosotres como sociedad de pensarnos y pensar nuestros vínculos amorosos, familiares, laborales, sexuales y muchos más a partir de la igualdad”. Gentile destaca que hay un colectivo de editoriales independientes, ilustradores, fanzineros y libreros “con proyectos autogestivos que plantean otra lógica desde la cual vivir de esto” y agrega que no hay que olvidar “lo golpeado que está el sector luego de cuatro años de macrismo”.

Gentile advierte sobre la necesidad de romper con los estereotipos en la comunicación y la cultura feministas que reproducen tanto varones como mujeres. “Vivimos en sociedades patriarcales y tanto la cultura como el mundo de la comunicación y las nuevas tecnologías no quedan por fuera. Como dice Alicia Miyares, para vivir en una democracia que se jacte de tener una ciudadanía plena tenemos que incorporar como dimensión de la igualdad al reconocimiento. Y el reconocimiento no es otra cosa que vernos como sujetxs diversxs con iguales derechos. Implica un cambio desde las mujeres y las identidades feminizadas, pero además implica la generación de nuevas masculinidades. Implica nuevos lenguajes y nuevas formas de interpelarlos lxs unxs a lxs otrxs”, explica una de las organizadoras de la Filfem. “El feminismo no es un movimiento ni una lucha aislada del resto de las demandas que se dan en la sociedad –precisa Gentile-. Si bien es necesario identificar al feminismo como algo específico debemos comprender que la mirada debe ser transversal a todas las luchas y a todas las conquistas. Sin feminismo no hay justicia social ni de ningún tipo.

Tenemos este año la gran oportunidad de contar con paneles que lo que quieren mostrar es justamente esto: el feminismo desde todas las áreas: economía, ciencia, cultura y comunicación y derechos humanos. Araceli Bellota dice sobre el proceso colonial de nuestras Américas que el dominio no fue sólo con la cruz y la espada, sino también con el pene. Lo mismo vale para el último proceso cívico militar. La lucha inclaudicable por la Memoria, la Verdad y la Justicia deben entenderse desde una perspectiva feminista”.

*En Espacio Cultural Dumont 4040 (Santos Dumont 4040, Chacarita).

Fuente: P12

Comparte en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Author:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *