Tucumán, única provincia que no adhirió a la Ley Micaela

Tucumán, única provincia que no adhirió a la Ley Micaela

A más de un año de su sanción, la Legislatura provincial aún no se sumó a la normativa. La provincia donde ocurrieron los casos emblemáticos de Lucía y Belén, y la cuarta en femicidios del país, “tiene una deuda con los derechos de las mujeres”, explica la periodista Milagro Mariona.

En diciembre de 2018, el Congreso de la Nación aprobó la Ley N° 27499 de Capacitación Obligatoria en Género, conocida como Ley Micaela, en homenaje a la joven Micaela García, asesinada en Gualeguaychú en abril de 2017.

La misma establece la capacitación obligatoria en perspectiva de género a todos los agentes que se desempeñen en los distintos estamentos del Estado, tanto funcionarios como trabajadores. A partir de la sanción nacional, las provincias fueron adhiriendo para implementarlas en sus territorios.

A casi un año y medio, Tucumán es la única provincia que no ha adecuado su legislación a la normativa. Algunas declaraciones de legisladores y del propio vicegobernador, que ejerce la presidencia de la Legislatura, Osvaldo Jaldo, encendieron las luces de alerta.

La periodista de La Nota Milagro Mariona manifestó: “son varias las deudas pendientes para con los derechos de las mujeres y del colectivo LGBTIQ en general, ya que la Legislatura tampoco adhirió a la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable que se aprobó en 2006, teniendo en cuenta que es una provincia con una alta tasa de embarazos adolescentes no deseados. Tampoco adhirió al protocolo de aborto no punible y, desde la Legislatura se declaró como provincia provida. Los legisladores tienen una gran confusión sobre de qué se trata la ley”.

Uno de los legisladores que lleva la voz cantante en contra de la aprobación de esta normativa es Ricardo Bussi, quien en las últimas horas se despachó con dichos que pondrían colorado al fan más acérrimo de Café Fashion. “No conozco casos de asesinatos por el hecho de ser mujer”, sostuvo el diputado provincial e hijo del genocida tucumano.

“Bussi salió a decir que esto era ideología de género. así empezaron a hacer mucho ruido sobre de qué trata la ley. Es una ley muy simple, muy sencilla y muy clara”, respondió Mariona.

Y agregó: “En agosto del año pasado hubo un primer intento de que se trate la ley. Tenía dictamen favorable de la Comisión de la Mujer. De un día para el otro salió de la orden del día y no se volvió a tratar hasta ahora que volvió a estar en agenda y generó todo este revuelo -contó la periodista, integrante del colectivo Ni Una Menos-. En un año y cuatro meses que está sancionada esta ley, adhirieron 23 provincias y en Tucumán los legisladores que se oponen a la ley se acordaron que existimos las mujeres, que existe la violencia de género y presentaron dos proyectos de adhesión que no tienen nada que ver con lo que dice el proyecto original”.

Tucumán, la más conservadora

Consultada sobre las motivaciones de la Legislatura para trabar esta normativa, Mariona planteó que “hay una connivencia de los intereses de las iglesias católica y evangélica y que tiene peso, voz y voto a la hora de tratar cualquier ley en la Legislatura. Uno de los legisladores dijo que la iglesia tiene que ser consultada”.

Y agregó: “es una Legislatura que tiene mucho conservadurismo, tampoco quisieron tratar la ley de cupo laboral trans. Se tiene la idea de que la Ley Micaela va a obligar a practicar abortos a los legisladores, cuando lo que se planea son capacitaciones específicas en cada uno de los Poderes. Esto va a ser fundamental para las capacitaciones para todo el sistema de salud. Tucumán tuvo el caso de Lucía, donde el propio Estado y los propios profesionales de la salud que la atendieron obstaculizaron su derecho a una interrupción legal del embarazo. También el caso de Belén, que los propios médicos que la atendieron cuando llegó con un aborto espontáneo la denunciaron y estuvo presa por esa denuncia. Defendemos esto como una herramienta para evitar futuros casos de revictimización y de violencia institucional y también para que los legisladores, el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial puedan pensar políticas públicas que tengan perspectiva de género”.

“Tucumán es la cuarta provincia con más cantidad de femicidios. Entendemos que es una provincia que tiene una responsabilidad muy grande y una deuda con nuestros derechos y con adherir a estas leyes nacionales”, concluyó Mariona.

Fuente: Canal Abierto

Comparte en
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *